Biografia de César Milani

Ir abajo

10042014

Mensaje 

Biografia de César Milani




César Santos Gerardo del Corazón de Jesús Milani


Milani

Nacio el 30 de noviembre de 1954, en la ciudad de Cosquín, Córdoba, Argentina, es un militar del Ejército Argentino que reviste el grado de de Teniente General.
El 3 de julio de 2013 fue designado Jefe de Estado Mayor General del Ejército.
Su ascenso fue muy cuestionado por organismos de derechos humanos por estar sospechado de delitos de lesa humanidad y de atentados contra el orden constitucional.
Es la primera vez desde 1993 que se le otorga el ascenso a un militar sospechado de violaciones de los derechos humanos.
Además esta siendo investigado por supuesto enriquecimiento ilicito.

Carrera

Tras finalizar sus estudios secundarios, ingresó al Colegio Militar de la Nación en el año 1972. Tres años después, egresó de dicha academia con el puesto 63 de su promoción, con el grado de subteniente de ingenieros, especializándose en el área de inteligencia. Su primer destino, fue el Batallón de Ingenieros de Construcciones

Diversas fuentes sostienen que siendo un subteniente de veintidós años, fue destinado en comisión al Operativo Independencia durante el año 1976 en la provincia de Tucumán.

Oficial superior

En 2007, siendo Milani un Coronel, fue puesto al frente de la Dirección de Inteligencia del ejército y al año siguiente fue promovido a General de Brigada.
En 2010 fue designado subjefe del Ejército Argentino y ya por entonces hubo cierta polémica al tratar su ascenso, con denuncias del Partido Obrero respecto a su pasado como militar.
En el año 2012 fue centro de un polémico debate durante la discusión de su ascenso al grado de general de división, durante el cual se lo acusó de haber formado parte del grupo de Carapintadas que en la semana santa de 1987 inició una sublevación.

En ese entonces, el Centro de Estudios Legales y Sociales señaló que tras revisar una nómina de militares que participaron en los alzamientos, elaborada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que aparentemente Milani no intervino en dichas asonadas. Mientras que el Ministerio de Defensa afirmó que hay imágenes televisas en las que aparentemente Milani se estaría enfrentando a los militares insurrectos.

Desde algunos medios de prensa y algunos políticos sostienen que en el legajo de César Milani consta que luego de que se sofocó dicha asonada militar, éste recibió una sanción de ocho días de arresto por no cumplir órdenes de un superior, hecho que fue interpretado como adhesión pasiva a dicha sublevación.
Finalmente fue promovido a General de División.

Titular del Ejército Argentino

El 3 de julio de 2013 fue designado Jefe de Estado Mayor del Ejército reemplazando al Teniente General (R) Luis Pozzi en el marco de una renovación de las cúpulas de las Fuerzas Armadas que significó también el relevo del titular de la Armada, Almirante (R) Daniel Martín por el del Contralmirante Gastón Erice y del titular de la Fuerza Aérea, Brigadier General (R) Normando Costantino por el Brigadier Mayor Mario Callejo.

Polémica por denuncias

El 14 de julio de 2013, en el programa periodístico Periodismo para todos, emitido por el Canal 13, se presentó el testimonio de Ramón Olivera, quien había sido preso político en la provincia de La Rioja durante el Proceso de Reorganización Nacional.
En dicho testimonio, Olivera señaló que en el año 1976, Milani lideró un operativo en el cual apresaron a su padre. También, el ex detenido afirma que el militar participó en un interrogatorio con un juez donde fue amenazado, sometido a tormentos, se le prohibió mirar al rostro de quienes estaban a su alrededor y fue obligado a firmar un documento sin que pudiera leer su contenido.

Además, indicó que César Milani estuvo involucrado en la desaparición del soldado conscripto Alberto Agapito Ledo, un estudiante de Historia de 21 años, apodado «Flaco»:
El 20 de mayo de 1976 el soldado Ledo había sido trasladado, junto a otros soldados, a la ciudad de Monteros, en Tucumán, a una Unidad de Operaciones Antiterroristas. El 17 de junio de 1976, luego de haber sido requerido por un superior para realizar unos operativos, Ledo desapareció; al día siguiente se ordenó retirar todas sus pertenencias de la unidad.
Ante la desaparición de su hijo, Marcela Ledo
—quien sería luego una de las históricas Madres de Plaza de Mayo de La Rioja
— había pedido informaciones al Ejército en el año 1976 y fue informada verbalmente que su hijo había desertado.

Según el diputado de la Unión Cívica Radical de La Rioja, Julio Martínez, “Otros conscriptos riojanos, que compartieron el Servicio Militar con Ledo, manifiestan que el soldado desaparecido se desempeñaba como “asistente personal”, “secretario” y “custodio” de Milani.
El testimonio de quienes compartieron el servicio militar con Ledo resulta una fuente “indubitable”. Ellos aseveran la cercanía de “El Flaco” Ledo con Milani, lo cual demuestra que, cuanto menos, el actual Jefe del Ejército debería haber intentado proteger a su “secretario” personal”.

El 15 de julio de 2013, fuentes del Ejército afirmaron que César Milani nunca realizó una detención en la provincia de La Rioja y que nunca estuvo presente en un centro clandestino de detención. También desvincularon a Milani del episodio de la desaparición del soldado Ledo.

Una nota del diario Página 12 señala que Marcela Ledo nunca había mencionado a Milani en la denuncia por la desaparición de su hijo, sino que había acusado a otro militar, el capitán Alberto Sanguinetti. Por otra parte, desde el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) se dijo que en sus archivos no se encontró «ninguna prueba o referencia» sobre la participación de Milani en el Operativo Independencia y el fiscal de la Tucumán, Pablo Camuña, dictaminó que «tras prolija y exhaustiva búsqueda efectuada en todas las denuncias obrantes en esta Unidad Fiscal, no arroja resultados ni respecto de Milani ni respecto de la presencia de su unidad militar en el terreno y en hechos delictivos».

En el acta del testimonio brindado el 21 de agosto de 1984 por Ramón Alfredo Olivera ante la Comisión de Derechos Humanos de la provincia de La Rioja, Olivera había denunciado la participación de Milani en la detención de su padre, torturado en el Batallón de Ingenieros. Tambien lo acuso de haberlo hostilizado cuando intentaba, el mismo Olivera, denunciar que había sido torturado.
La firma de Milani apareció en el acta de deserción de Ledo, hecho del cual Milani sostenía que carecía de conocimiento.
Por todo esto, el CELS luego se retractó e impugnó su designación "por la denuncia del ex preso político Ramón Olivera por apremios ilegales y por la denuncia de haber participado en la desaparición del conscripto Ledo".
El SERPAJ se opuso porque fue acusado de ser parte del Operativo Independencia iniciado en 1975, del Batallón 601 de Inteligencia del Ejército, y de haber actuado a favor de los carapintadas durante su alzamiento contra la democracia.
La Comisión Provincial de la Memoria, presidida por Adolfo Perez Esquivel sostuvo que la “evidencia acumulada es suficiente para considerar que Milani no puede ser parte de la conducción de las FF.AA.”.
También se opusieron las Madres de Plaza de Mayo Linea Fundadora y Madres de Plaza de Mayo de La Rioja.

El 17 de julio de 2013, el general Milani se presentó ante un Juzgado Federal de La Rioja y se puso «a total disposición» del juez Daniel Herrera Piedrabuena, «negando absolutamente los presuntos hechos que se le atribuyen a través de algunos medios de comunicación».
Un día más tarde, la Procuración General de la Nación giró al Senado, donde se analizan los pliegos de los ascensos de los militares en Argentina, un documento en el que expresa que César Milani «no se encuentra procesado en causas por violaciones a los Derechos Humanos ocurridas durante el terrorismo de Estado, ni tampoco reviste carácter de imputado, ni se ha solicitado su indagatoria».

En medio de esta polémica situación, el general César Milani dijo que existe una «campaña mediática de desprestigio» en su contra. Según sus dichos, «cada uno de los hechos que estos difamadores profesionales han hecho trascender en los medios son falsos» y que «algunos medios de comunicación en forma malintencionada y montando una campaña de desprestigio y difamatoria con el objetivo de perjudicar mi trayectoria militar y mi buen nombre y honor, y por consiguiente la imagen del Ejército».
Al mismo tiempo, el hijo del fallecido General de División Antonio Bussi, comandante del Operativo Independencia, Ricardo Bussi, señaló que «Respecto a Milani sólo puedo decir que para mi padre era uno de sus subordinados más comprometido. Lamento entonces que un soldado que supo defender al país con honor, ahora se vea envuelto en escándalos por enriquecimiento ilícito y a la vez pretenda conducir a las FFAA. (o lo que queda de ellas) en el marco de la "chavización" de las mismas.»
Días después, respecto a los dichos de Ricardo Bussi, el General de División Milani dijo «el hijo de Bussi dice que su padre me valoraba. No lo vi jamás a Bussi en Tucumán, lo vi dos veces en una formación, de lejos en Córdoba.
Maltrataba a los coroneles, así que fíjese si le iba a dar bolilla a un subteniente de 21 años».

El viernes 19 de julio de 2013, las denuncias contra el General de División César Milani por la detención ilegal del ex preso político Ramón Olivera ingresaron formalmente en la justicia de La Rioja, luego de que el denunciante ratificara la denuncia que formuló a la Comisión de Derechos Humanos de la provincia, incluida en el informe conocido como el Nunca Más riojano en el año 1984.

El lunes 22 de julio de 2013, desde el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), manifestaron su rechazo al pliego de ascenso al grado de Teniente General propuesto para Milani por su presunta participación en delitos del Proceso de Reorganización Nacional.
Tras lo cual, el gobierno nacional determinó posponer el debate de los pliegos de los jefes militares para diciembre, mes en el cual se determinan las promociones y pases a retiros en las Fuerzas Armadas.

Con respecto al caso de la desaparición del conscripto Alberto Ledo, en el marco del Operativo Independencia, Milani reconoció que, siendo subteniente, fue él quien firmó, «por azar», la falsa acta de "deserción" del soldado Ledo tras su desaparición. Sus palabras exactas fueron: «Cuando un soldado no se presentaba en cinco noches y cinco días, se hacían las actuaciones por deserción.
En Tucumán se informó en aquel momento que Ledo había desertado. Es obvio que no fue así. Éramos cuatro subtenientes y nos tocaban los expedientes por azar para la firma».

En una nota del diario Página 12, Horacio Verbitsky sostiene que según el Código de Justicia Militar el firmante debía esclarecer el hecho de la supuesta desercion de Ledo y que Esteban Sanguinetti había declarado que había encargado a Milani la investigación profunda del caso. Verbitsky dice que era imposible que Milani desconociera la existencia de un Centro Clandestino de Detención en el Batallón 141 de Ingenieros, como declaro, porque allí era adonde el trasladaba a los detenidos y porque no solo se torturaba sino que a ese sitio también iban a preguntar los familiares por los secuestrados y todos estaban al tanto de eso. Verbistky resalta las contradicciones en el discurso de Milani sobre los hechos que dijo desconocer.

En cambio, Juan Salinas sostiene que se trata de «un compendio de mala fe de los medios hegemónicos» ya que «la responsabilidad primaria de la desaparición de Ledo jamás puede recaer en un subteniente» y «no parece pertinente acusarlo de haber cometido imprescriptibles delitos de lesa humanidad por cumplir órdenes que implicaran informar a sus superiores, detener a personas o trasladar presos de un lado para otro» ya que «no parece que haya un solo oficial del Ejército de la edad de Milani que haya podido sustraerse de ese clima de época y es muy poco factible que alguno haya podido eludir participar de un modo u otro de las operaciones "antisubversivas" ordenadas por sus mandos.»

Milani, quien sostenia que desconocia lo que estaba sucediendo con los detenidos, fue apoyado por Hebe de Bonafini de Madres de Plaza de Mayo y criticado por Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y por las Madres de Plaza de Mayo de La Rioja.

El 20 de noviembre, durante el segundo juicio de la ESMA, María Inés García fue fuertemente aplaudida cuando luego de su declaración dijo que le duele que este gobierno tenga un discurso de derechos humanos mientras mantiene en la filas del ejército a muchos represores como Milani.

El Teniente General César Milani, quien trabajo siempre para el estado, vive en una casa de 1.150 metros cuadrados (valuada en $2.600.000 em el mercado) en la zona más cara de Buenos Aires, San Isidro y tiene un auto de alta gama, un Alfa Romeo, fue denunciado por los diputados Elisa Carrió y Fernando Solanas por enriquecimiento ilícito.
Milani declaró una fortuna de $1.494.610, que creció en 2011 a $1.785.889, pese a que su salario del Estado pasó de $14 mil en 2010 a $15 mil en 2011.
El militar había sido intimado por la Oficina de Anticorrupcion pero no hubo resultados concretos. Los diputados Graciela Ocaña y Manuel Garrido lo denunciaron por presuntas irregularidades por compra de alimentos para la fuerza en el Mercado Central. Milani los demandó por calumnias e injurias.

La Cámara de Senadores de la Nación lo convalida

El 19 de diciembre de 2013 hubo un duro debate en el Senado de la Nación. La diputada Norma Morandini expresó:

No se puede ser ex represor. Mientras haya una madre de un soldado Ledo, mientras haya un hermano y los que sean, los que continúen en esa familia y marquen y señalen a César Milani como represor, seguirá siendo represor.

Acá estamos midiendo la idoneidad, y no puede tener idoneidad moral aquel que está sospechado. ¿Qué la justicia es lenta? Miren si no es lenta, con el ejemplo que les termino de dar, que treinta y siete años después recién podemos reconstruir la verdad.

Claro que no somos un tribunal; este es un poder político y por eso va a dar acuerdo. Y lo que mide no es la responsabilidad penal, lo que consideramos es la idoneidad para alguien que va a cumplir semejante función como es la que se propone para César Milani. De modo que no juzgamos delitos penales; acá juzgamos la idoneidad, los valores de la persona postulada, y por eso se abre a las impugnaciones. Entonces, cuando venimos a hablar de las impugnaciones que hace el CELS, a quien se le ha pedido su opinión a lo largo de todo este tiempo democrático, por la autoridad que tiene –he reivindicado acá que somos nosotros quienes debemos mediar–, llama la atención que esta vez pareciera ser que hay dos pesas, dos medidas. En algunos momentos, el CELS tiene autoridad y utilizamos sus impugnaciones para medir la idoneidad de aquellos a quienes este Senado, como cuerpo político, va a dar acuerdo político.

Es grave lo que hizo Milani en el pasado, es tan grave que en la democracia él no manifiesta lealtad, palabra que suena tanto en este recinto. La lealtad no es a las personas; la lealtad es a la Constitución, la lealtad es a los valores.
La pertenencia política por supuesto que da pertenencia, pero no puede ser invocada como razón política civil para convalidar lo que era la obediencia debida en el tiempo de la dictadura.

Gracias a los votos del Frente para la Victoria y sus aliados, Josefina Meabe (Liberal-Corrientes), José Roldán (UCR-Corrientes), Roxana Latorre (PJ-Santa Fe) y María Higonet (PJ-La Pampa), con 39 votos a favor y 30 en contra, César Milani fue ascendido a teniente general.
Cristina Fernández de Kirchner le entregó su diploma de ascenso mientras que la oposición lo calificó de "genocida". Según Nora Cortiñas "Lo de ayer fue un retroceso. Un irrespeto total a la lucha de más de 30 años que llevamos los organismos de derechos humanos. Esta designación significa la vuelta a la Obediencia Debida".

Horacio González y Adolfo Pérez Esquivel también manifestaron su disconformidad con el nombramiento. El Premio Nobel de la Paz consideró que "es un retroceso en materia de derechos humanos".
En cambio Hebe de Bonafini respaldó el ascenso al nuevo jefe del Ejército. Es la primera vez desde 1993 que se le otorga el ascenso a un militar sospechado de violaciones de los derechos humanos o delitos contra el orden constitucional.
Horacio Verbitsky consideró el ascenso un grave error político y mostró, en un artículo publicado en Pagina 12, los motivos por los que no se le puede otorgar a Milani la presunción de inocencia.
Agustin Rossi, ministro de Defensa, dijo que la designación de Milani era «la más lógica, la más razonable» y rechazo las denuncias sobre supuesto espionaje interno, prohibido por la Constitución, que estaría realizando Milani.


fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/César_Milani
avatar
Harry
Equipo
Equipo

Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 22/10/2012
Localización : MDQ

http://tierrasapiens.foroac.com

Volver arriba Ir abajo

- Temas similares
Compartir este artículo en : diggdeliciousredditstumbleuponslashdotyahoogooglelive

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.